En Reiki 1 hacemos una introducción teórica y práctica a este sistema ancestral de sanación, para ofrecerlo a otros y para tratarnos a nosotros mismos sobre todo centrándonos en el aspecto físico.

No es apto para personas epilépticas, con enfermedades mentales severas o con marcapasos.

Programa

  • Historia del Reiki
  • Grados de Reiki
  • Efectos
  • Síntomas
  • Contraindicaciones
  • Otros usos
  • Ejercicios y meditaciones
  • Iniciaciones primer nivel
  • Prácticas:
    • Tratamiento completo
    • Tratamiento corto
    • Autotratamiento


Reiki: Una experiencia maravillosa! Desde entonces Reiki ha ganado un gran significado en mi vida, tan sólo pronunciarlo mis manos empiezan a calentarse, preparándose para la tarea de dar Reiki. Me gusta mucho, me ha servido para mi misma y para la gente que tengo en mi entorno. Estoy lista para el Curso de Reiki 2, sólo espero que nuestra Maestra Raquel Rus vuelva a Holanda, que siempre bienvenida está.

En terapia ha sido muy beneficiosa, es un encuentro muy profundo con uno mismo, enfrentándose a sus propios prejuicios y miedos (en mi caso), que llevado de la persona indicada, como lo es Raquel Rus, he podido reconocerme a mi misma tal cual soy, enfrentarme a aquello que me lastima y transmutarlo, de igual manera reconocer mis virtudes, y sentirme contenta por eso. Vaya que se nota el cambio en mi vida, y los beneficios después de la Terapia. ¡Muchas Gracias!
— Yanina (Amsterdam, Holanda)
No sabía ni lo que era el Reiki; ni idea. Me llegó por Facebook información de un curso cerca de donde vivo y me llamó la atención, pero por otra parte me sentía casi ridícula diciendo a mis amigos lo que iba a hacer. Siempre he sido muy racional. El caso es que llegué al curso por pura curiosidad y más por conocer a gente nueva que por otra cosa. Ha pasado menos de un año desde entonces y puedo decir que el Reiki me ha cambiado la vida: respiro, me doy Reiki a mí misma y me siento parte de algo, parte del mundo. Y cuando ofrezco Reiki a alguien es como si le diera un regalo de amor. Es una sensación maravillosa.
— Margarita (Amsterdam, Holanda)