Dejar de oponernos a lo que ocurre en nuestra vida no es convertirnos en amebas que no sienten ni padecen, es aceptar para tomar decisiones nuevas más eficientes. Nos pasamos la vida deseando tener otra vida, que nuestra pareja cambie o que nuestros padres hubieran sido de otra manera. A estas alturas del curso tendremos información y capacidades suficientes como para entender que eso no va a pasar, que lo único que podemos cambiar es a nosotros mismos y que es de adultos tomar las riendas de nuestra vida. Para ello veremos también todos los perdones necesarios que sería sano realizar, qué nos impide hacerlo y revisaremos nuestro concepto de "perdón" para actualizarlo.