• Lérida

Hace años me di cuenta de que no sabía hablar. No era precisamente una niña y, además, trabajaba como redactora, pero claramente si yo decía algo con una intención y el otro no recibía mi mensaje, había que rendirse: lo estaba haciendo mal.

Hoy pienso más bien que hablar es fácil, pero comunicarse no tanto. Y ahí estaba justamente lo que había que cambiar. Comencé a experimentar nuevas formas de decir lo que pensaba, más pendiente de mis emociones, de cómo me encontraba, de si era el momento para decir justo eso, de cómo lo tomaría el otro, de las repercusiones que tendría, de cómo sentía mi cuerpo en ese instante, de si más adelante estaría contenta o no con lo que había dicho… En resumen, más consciente de mi comunicación.

Para ello apliqué mis conocimientos sobre el cuarto camino, energías y terapias. Leí distintas investigaciones sobre el cerebro, la epigenética y otras mil cosas que, en este tiempo, he ido descubriendo. Ahora llega el momento de compartirla con vosotros en este NUEVO CURSO teórico ¡y muy práctico!

 Más información en http://www.librocomunicacionconsciente.es/