Esta semana he estado recogiendo firmas a favor de los animales. Junto a una compañera íbamos acercándonos a la gente y solicitando su ayuda. En un momento dado vi a un barrendero en mi "zona de influencia" así que le sonreí y le enseñé mi hoja de firmas para ver si se animaba a ayudarnos. Al hacerlo él sonrió y me dijo:

“Ah ¿tú me ves? Porque mucha gente nunca me ve”.

Sinceramente semejante contestación me generó un pequeño shock y un movimiento interno. Intenté quitarle importancia con un "hombre, claro que se te ve". Pero él estaba muy decidido a contarme cómo se sentía. Me dijo que mientras limpiaba era invisible, como si no existiera y que estaba viéndome a lo lejos y esperando que yo le viera a él porque quería firmar a favor de los animales.

Es triste que andemos por el mundo sin vernos unos a otros. Nos perdemos vivencias y aprendizajes estupendos al hacerlo. Al hacérmelo notar este hombre me recordó las veces en las que yo misma me he sentido así: cuando trabajaba en tiendas y mientras doblaba ropa nadie me miraba, cuando trabajaba en agencias y el jefe entraba directo a su despacho sin saludar como si no existiéramos, cuando pido firmas por la calle y la gente mira al infinito sin mirarme... 

También me hizo pensar en las veces que yo le hago eso a otras personas. En fin que te invito a reflexionar sobre cuando tratamos y somos tratados como si no nos vieran. Es bonito ser visto y reconocido, da la sensación de que importas y nos reconforta por dentro. Es más humano...

Comment