Mi amigo Bobby que tiene un blog muy interesante hace unas semanas me propuso escribir una entrada sobre la felicidad, aquí os la dejo a ver si os gusta :)  

"Hace unos días Bobby me preguntaba si había cumplido el sueño de mi vida y realmente le dije que no. Nunca tuve un sueño, si acaso tuve un propósito: ser feliz. Honestamente creo que nunca me plantee que pudiera ser tan feliz como soy ahora mismo. Y claro, llegados hasta aquí ya estoy convencida de que puedo serlo mucho más ¡en ello voy trabajando!

He estado pensando qué ha sido lo que ha hecho que pasara de ser poquito feliz a bastante feliz. Hay unas claves que a mí me han ayudado, quizás os ayuden también a vosotros:

Saber quien eres

Para mí aquello de que he venido aquí para nacer, crecer, reproducirme y morir no me encajaba para nada. De hecho no entendía porqué no había más suicidios si la gente realmente pensaba que eso era así (recuerdo haber tenido estos pensamientos alrededor de los 7 años).

Por eso desde pequeña he leído todo aquello que me explicara qué era yo y qué hacía aquí. Entenderme como un ser eterno e inmortal que ha venido a crecer, me ha dado otra perspectiva de la vida, de mí y de los demás. Creo que sin esta visión en “macro” es difícil no verse atrapado en nuestro “micro” diario lleno de discusiones, problemas, peleas, tristezas… En definitiva es difícil ser feliz.

Hacer lo que te gusta

¿No sabes qué es? ¿Qué harías si fueras millonario? ¿Qué querías hacer de pequeño? ¿Qué es lo que mejor se te da del mundo mundial? ¿Qué te saca la sonrisa según lo piensas? Puede que ese algo cambie con el tiempo, eso no está mal, quiere decir que estás vivo y evolucionas, no es una incoherencia.

El tema es que deberías de hacer precisamente eso, porque viniste al mundo a ser feliz. Ese debería de ser tu único objetivo en la vida. Ser feliz tú, no salvar el mundo ni a tus amigos y familiares. Ser feliz… ya. El resto que se ocupen de ser feliz ellos y si quieren ser felices viéndote a ti estupendo, pero sabiendo que tu responsabilidad es solo contigo.

Lo contrario es una forma muy habitual de huir de tu único propósito real: hacerte feliz a ti mismo. Y es que eso suele implicar hacer cambios y decir cosas que pueden no apetecerte… Pues nada, sigue sin ser feliz…

Disfrutar de lo que haces

Quizás ya hagas lo que te hace más feliz o en este momento por diversas circunstancias sientes que no puedes, vale. Entonces disfruta de lo que estás haciendo ahora. Una vez leí “no es lo que haces sino cómo lo haces”. Estoy de acuerdo, ponle amor.

Estar bien acompañado

Esto para mí es muy importante. Nacemos con una familia y elegimos a otra, eso es bonito, esas personas son nuestros compañeros de viaje, los que nos harán crecer, nos dirán nuestras cosillas y nos amarán como si no las tuviéramos. Son maravillosos, te dan fuerzas y te llenan el corazón.

Cuidarte y amarte a ti mismo

Te sentirás mejor. Y claro esta está relacionada con la primera. Cuanto más te conozcas de verdad, en profundidad, más te amarás. Y poco a poco te irás dando cuenta de que lo que te mueve es exactamente lo mismo que nos mueve a todos. Y como decía el oráculo de Delfos, conociéndote a ti mismo conocerás a los demás, al Universo y a los Dioses. Amarte implica alimentarte bien, darte tus homenajes, jugar, cantar, bailar, acariciarte, crecer, amar… En definitiva, disfrutar de tu cuerpo, disfrutar de tu mente, disfrutar de tu espíritu.

Lanzarse al vacío… y confiar

Tal cual. Me gusta esa frase que dice “Solo hay una cosa que la gente teme más que la muerte: la vida”. Toca VIVIR. Para eso hay que arriesgarse, equivocarse (súper importante), jugar, arrepentirse, divertirse, lanzarse… Dejarnos llevar por el corazón, por aquello nos mueve y sobre todo por lo que nos hace sentir vivos ¡para eso estamos aquí!

No he dicho que nada de esto sea fácil, pero hace que la vida sea una aventura apasionante. Y eso a mí, me hace feliz."

http://hazlodiferente.com/siendo_feliz_raquel_rus/

Comment