En los cursos de Reiki I siempre surgen dudas de qué "hacer" mientras uno canaliza la energía. ¿Tengo que estar muy pendiente de ello? ¿Me tengo que sentir mal si se me va la cabeza a mis cosas? Mi maestra de Reiki dice que uno puede estar canalizando mientras hace la lista de la compra mentalmente, que eso no va a influir en la energía que llega. Y mi maestro de toda la vida decía que había hecho algún nivel de Reiki y que era más potente porque él era un experto en estar presente. Así que tenemos dos formas de ver las cosas. Personalmente siempre he sentido que ambas son ciertas. Es decir, que una vez comienzas a canalizar la energía "va sola" y que si estás presente la práctica se potencia.

Hoy he leído (este libro está dando para mucho como podéis ver en mi Facebook): "La clave de la curación está en la capacidad para centrar la emoción y la energía en nuestros cuerpos o en el cuerpo de un ser querido de una manera compasiva, no invasiva." Pues bien, aquí está la clave para entender que ambas formas son correctas.

Al hacer la lista de la compra mentalmente estamos dejando fuera nuestro ego, nuestro deseo de que esa persona sane, sencillamente dejamos fluir la energía sin intenciones, ya que tenemos la mente en otro sitio.

En cambio al estar presentes, somos conscientes de la energía pasando de nuestro cuerpo al del otro, nuestra mente entra casi en estado meditativo, se vacía, ya que estamos sintiendo la práctica, fluyendo con ella. Tampoco hay ego, ni mente, ni intención. Por eso es todavía más potente, porque lo que allí está es una energía universal (el propio Reiki) potenciada por nuestra conciencia y la alta vibración que supone la presencia.

Espero que esto aclare un poquito vuestras dudas y esté en sintonía con vuestras experiencias.

Un abrazo

Comment