Hablamos mucho de ansiedad, culpa, enfado, vergüenza, tristeza..., pero de la ira se habla muy poco. Parece como si de todas las emociones que más nos incomodan esta fuera especialmente evitable. Sin embargo, a todos hay cosas que nos enfadan y mucho, y a veces se nos va de las manos.

Raymond Tafrate es un verdadero experto en ella, de los pocos que he encontrado, y hace unos días pude ver un vídeo de él donde hacía un resumen de las diez reglas básicas para convertirse en una persona iracunda.

Para que te hagas una idea lo normal es enfadarse entre tres y cinco veces a la semana, si te pasas de ahí esa tendencia podría afectarte a ti (a todos los niveles, también el físico) y a tus relaciones.

El texto estaba en inglés, aquí lo he traducido. El tono es irónico, por si lees algo que no te encaja mucho... Creo que es tremendamente valioso pensar sobre él.

1.- Enfrenta cada injusticia: no dejes pasar nada, así podrás hacer del mundo un lugar más justo.

2.- Supón rápidamente que las intenciones de los demás son negativas: da una interpretación a lo que los demás hacen que tenga como conclusión que la gente intenta ir en tu contra. Que casi nada es accidental, que hay mala intención.

3.- Reacciona rápida e impulsivamente a los desafíos de la vida: cuando tengas que lidiar con personas o situaciones difíciles no dediques tiempo a deliberar o a preguntar a otras personas qué otras opciones puede haber, limítate a reaccionar en el momento. Ve con tus emociones y tu instinto. Ve con tu piloto automático.

4.- Insiste en que otras personas estén de acuerdo con tus opiniones y puntos de vista, insiste. Tu trabajo en la vida es convencer a los demás de que tú tienes razón, de ganar personas hacia tu lado.

5.- Guarda rencor por largos periodos de tiempo. Nunca perdones a alguien que te ha hecho algo remotamente hiriente o equivocado. Ve por tu vida coleccionando injusticias. Recuérdalas, piensa en ellas y evita la tentación de dejarlas ir y perdonar.

6.- Pide que los demás actúen de la manera que tú quieres. Tómalo como una filosofía personal y usa palabras como: debería, es necesario, hay que… y sé muy dogmático en tu forma de pensar y en tu manera de hablar a otros. Después de todo, tú tienes razón y el mundo tiene que ajustarse a tus creencias y puntos de vista.

7.- No hagas distinciones entre lo que es una inconveniencia menor de la vida y lo que son retos importantes. Trata cada dificultad como algo importante, como una pérdida importante y un importante contratiempo. No te gusta el tono de alguien en un email, se estropea el aire acondicionado en casa, tienes un toque con el coche… todo eso es un reto importante. Es todo un arte saber lo que es y no es importante, si quieres tener ira no discrimines, todo es importante.

8.- Usa la ira para que otros estén conformes con tus deseos: tus padres, tu pareja, tu secretaria, tus compañeros. Grítales, acósalos, usa comportamientos agresivos e intimidantes, y recuérdate a ti mismo constantemente que todo es sobre ti y no sobre la otra persona, y que tú no estás interesado en llegar a un acuerdo equilibrado. Usa la ira para ser coercitivo e intimidar a otros. Cuanto más lo hagas más natural te saldrá.

9.- Rumia acerca situaciones injustas y maltrato por parte de otros. Si algo sale mal, piensa en ello, no lo dejes ir y recuérdalo con asiduidad, especialmente aquellas situaciones en las que no fuiste tratado como deberías o querías. Focalízate en todo lo que hace la gente que crees que no está bien en el mundo, olvida lo demás.

10.- Evita reflexionar sobre ti mismo. No pases nada de tiempo considerando si tus enfados hacen tu vida mejor o peor. Dite a ti mismo que no hay necesidad de tomar ninguna responsabilidad acerca de tus reacciones de enfado, porque realmente son otras personas y situaciones injustas las que lo causan. Por tanto, no te tienes que preocupar por ello, no lo pienses. No te mires a ti mismo, observa el mal comportamiento de los demás.

 

Algunas de estas reglas se refieren a estilos de pensamiento y otras a patrones de comportamiento. Probablemente conozcas a personas que se adhieren a algunas de estas reglas más que a otras. Cuantas más tengas en tu vida, más dificultades tendrás con esta emoción en particular. 

2 Comments